Módulo 7: Revisar entre todos lo que se ha escrito, reflexionar sobre el lenguaje y elegir qué leer

Durante el módulo 6, en grupos, y después en casa desarrollaron las situaciones 1, 2 y 3 vinculadas con distintos aspectos del lenguaje. Lo que elaboraron puede resultarles útil para revisar y reescribir los borradores de las reseñas.

Les proponemos que se agrupen los que trabajaron juntos durante el módulo 6 para recuperar sus notas colectivas y personales de los siguientes archivos: Expresiones calificativas La Odisea, Inicios y finales para recomendar La Odisea y Síntesis Cantos La Odisea guardados en la carpeta: Reflexión sobre el Lenguaje.

El profesor coordinará una puesta en común de los aportes de los diferentes grupos.

Compartir tus ideas con otros compañeros y con el profesor puede ayudarte a apreciar otras maneras de resolver las situaciones 1, 2 y 3 que no se te ocurrieron o de aportar y/o complementar formas de resolver que no se les hayan ocurrido a los demás.
El profesor preparará para la próxima clase listados completos de las expresiones calificativas sobre La Odisea e inicios y finales posibles para recomendar la obra, elaborados por los distintos grupos en clase y por cada uno de ustedes en casa. Los pondrá a disposición de todos los alumnos en un archivo único: Puesta en común expresiones calificativas, inicios y finales.

Durante el módulo 6 escribieron en grupos un borrador de reseña sobre un Canto de La Odisea. El profesor les ofrecerá una versión impresa o digital de uno de esos borradores para revisar en parejas. Cada pareja tiene que tomar en cuenta las reflexiones de la puesta en común sobre las situaciones 1, 2 y 3 señalando:

  • qué agregarían,
  • qué eliminarían,
  • qué transformarían.

Una vez que las diferentes parejas de trabajo hayan realizado sus aportes por escrito les proponemos una puesta en común coordinada por el profesor para articular las ideas de todos.

¿Qué es revisar?
Revisar entre todos el borrador de la reseña de uno de los grupos permitirá advertir detalles que puedan ser útiles para mejorar la elaborada por el grupo de ustedes. En el caso de la reseña revisada con toda la clase, los autores podrán decidir si incluyen o no las sugerencias colectivas.
Reflexionar y escribir en casa sobre el mundo interno de los personajes

A medida que avanzás en la lectura habrás advertido que aparecen emociones y sentimientos de diferentes personajes. Algunos aparecen expresados o pensados por los propios personajes y otros se infieren a partir de lo que ellos hacen o de lo que dice el narrador.

Les proponemos leer y escuchar algunos fragmentos en los que aparecen emociones y sentimientos de Penélope, la esposa de Odiseo, y de Telémaco, el hijo de ambos. Elegí a uno de ellos (Penélope o Telémaco) y escribí una carta imaginaria a Odiseo expresando sus emociones y sentimientos a la distancia. Sería una carta como la que ellos hubieran escrito antes de la llegada de Odiseo. Te pedimos que trates de respetar el lenguaje propio de La Odisea.

Transcribimos a continuación tres fragmentos que expresan emociones y sentimientos de Penélope a lo largo de La Odisea para que puedas tenerlos en cuenta al escribir la carta imaginaria. Te recomendamos utilizar tus auriculares.

¿Qué le diría Penélope a Odiseo en una carta antes de saber que su esposo ya estaba en Ítaca?
Icono audio

(…) Envolvió a Penélope una pena mortal y no soportó estar en la silla, de las que había abundancia en la casa, sino que se sentó en el muy trabajado umbral de su aposento, quejándose de manera lamentable. Y a su alrededor gemían todas las criadas, cuantas había en el palacio, jóvenes y viejas. Y Penélope les dijo, llorando con amargura:
«Escuchadme, amigas, pues el Olímpico me ha concedido más dolores que a las que nacieron o se criaron conmigo: perdí primero a un esposo noble, de corazón de león y que se distinguía entre los dánaos por excelencias de todas clases, un noble varón cuya vasta gloria se extiende por la Hélade y hasta el centro de Argos.
«Y ahora las tempestades han arrebatado del palacio, sin gloria, a mi amado hijo. No me enteré cuándo marchó (…)



(…) Entonces Penélope decidió mostrarse ante los pretendientes, poseedores de orgullosa insolencia, pues se había enterado de que pretendían matar a su hijo en palacio. Se lo había dicho el heraldo Medonte, que conocía su decisión. Se puso en camino hacia el mégaron junto con sus siervas, y cuando hubo llegado hasta los pretendientes, la divina entre las mujeres se detuvo al lado de una columna del bien labrado techo, teniendo delante del rostro un grueso velo. Censuró a Antínoo, le dijo su palabra y le llamó por su nombre:
«Antínoo, insolente, malvado; dicen en Ítaca que eres el mejor entre tus compañeros en pensamiento y palabra, pero no eres tal. ¡Ambicioso!, ¿por qué tramas la muerte y el destino para Telémaco y no prestas atención a los suplicantes, cuyo testigo es Zeus? No es justo tramar la muerte uno contra otro. ¿Es que no recuerdas cuando tu padre vino aquí huyendo por terror al pueblo, pues este rebosaba de ira porque tu padre, siguiendo a unos piratas de Tafos, había causado daño a los tesprotos que eran nuestros aliados? Querían matarlo y romperle el corazón y comerse su abundante hacienda; pero Odiseo impidió que lo hicieran y los contuvo, deseosos como estaban. Ahora tú te comes sin pagar la hacienda de Odiseo, pretendes a su mujer y tratas de matar a su hijo, produciéndome un gran dolor. Te ordeno que pongas fin a esto y se lo aconsejes a los demás.» (…)



El certamen del arco

(…) Extendió el brazo, tomó del clavo el arco con su misma funda, la cual resplandecía, y sentada con él sobre sus rodillas, rompió a llorar ruidosamente sin soltar el arco del rey. Luego que se hubo saciado del gemido de muchas lágrimas, echó a andar hacia el mégaron, el salón del palacio, (…)

Transcribimos a continuación tres fragmentos que expresan emociones y sentimientos de Telémaco a lo largo de La Odisea para que puedas tenerlos en cuenta al escribir la carta imaginaria. Te recomendamos utilizar tus auriculares.
¿Qué le diría Telémaco a Odiseo en una carta antes de saber que su padre ya estaba en Ítaca?

Icono audio

(…) las Harpías se lo han llevado sin gloria, se ha marchado sin que nadie lo viera, sin que nadie le oyera y a mí sólo me ha legado dolores y lágrimas.
«Pero no solo lloro y me lamento por aquel; los dioses me han proporcionado otras malas preocupaciones, pues cuantos nobles reinan sobre las islas Duliquio, Same y la boscosa Zacinto y cuantos son poderosos en la escarpada Ítaca pretenden a mi madre y arruinan mi casa. Ella ni se niega al odioso matrimonio ni es capaz de ponerles límite y ellos destruyen mi hacienda comiéndosela. Luego acabarán incluso conmigo mismo.» (…)



(…) «Néstor, hijo de Neleo, gran honra de los aqueos, preguntas de dónde somos y yo te lo voy a exponer en detalle. Hemos venido de Ítaca, a los pies del monte Neyo, y el asunto del que te voy a hablar es privado, no público. Ando por el mar en busca de noticias, por si las oigo en algún sitio, sobre mi padre, el divino Odiseo, el sufridor, de quien dicen que en otro tiempo arrasó la ciudad de Troya luchando a tu lado. Ya me he enterado dónde alcanzó luctuosa muerte cada uno de cuantos lucharon contra los troyanos, pero la muerte del que busco la ha hecho desconocida el hijo de Cronos, pues nadie es capaz de decirme con claridad dónde ha sucumbido, si en tierra firme a manos de hombres enemigos o en el mar entre las olas de Anfitrite. Por esto me llego ahora a tus rodillas, por si quieres contarme su luctuosa muerte, la hayas visto con tus propios ojos o hayas escuchado el relato de algún caminante (…) Y no endulces tus palabras por respeto ni piedad, antes bien cuéntame con detalle cómo llegaste a verlo. Te lo suplico si es que alguna vez mi padre, el noble Odiseo, te prometió algo y te lo cumplió en el pueblo de los troyanos donde los aqueos sufríais penalidades. Acuérdate de esto ahora y cuéntame la verdad.» (…)



(…) a su vez Odiseo, después de engendrarme solo a mí, me dejó en el palacio sin poder disfrutar de mi compañía. (…) Abuelo, tú marcha rápido y di a la prudente Penélope que estoy a salvo y he llegado de Pilos. Entre tanto, yo permaneceré aquí y tú vuelve después de darle a ella sola la noticia; que no se entere ninguno de los demás aqueos, pues son muchos los que traman mi muerte.» (…)

Equipaje 10

Elegir para seguir leyendo en casa

Amuleto 7

Tira Logos_new